Cuando el periodismo deja de ser anodino e insustancial y se dedica no a editorializar sino a informar luego de desarrollar juiciosas investigaciones, logra escandalizar a la sociedad que habitualmente vive desinformada y anestesiada con todas las noticias y espectáculos que vive consumiendo.

Es lo que acaba de pasar con la investigación de la Revista Semana denominada “Chuzadas sin cuartel”, donde se pone de presente las verdaderas razones según este medio informativo “que llevaron al gobierno a retirar al comandante del Ejército”.

La investigación es demoledora acerca de las prácticas irregulares que venían aconteciendo el año anterior donde se hicieron interceptaciones ilegales a periodistas, políticos de oposición y hasta magistrados de la Corte Suprema Justicia.

Lo investigado es de la mayor gravedad porque, además, la revista menciona sin dar a conocer el nombre, que el receptor de esa información del Ejército era un político del partido de gobierno, el Centro Democrático. En las primeras entrevistas a los medios, el Ministro de Defensa no aclara mayor cosa, sino que se remite a repetir la noticia del medio escrito y anuncia, cómo no, exhaustivas investigaciones.

Esta denuncia de la Revista Semana, se suma a otras que ha venido realizando alrededor de temas complejos y delicados que desafortunadamente no terminan en nada, como el caso de una investigación similar sobre chuzadas que realizó el año anterior. Ha sido tan delicado este trabajo de indagación que inclusive varios periodistas encargados de realizarlo han sido amenazados y hostigados.

Seguramente el hecho no ha pasado a mayores por ser esta revista reconocida nacional e internacionalmente, pero qué pasaría si estas investigaciones se realizaran en las regiones o en las provincias alejadas de la capital del país? se puede preguntar cualquier ciudadano.

El periodismo de investigación es necesario e importante en sociedades como la nuestra. No hay sino que ver Noticias Uno para evidenciar la gran diferencia entre la información que brindan a su audiencia, a diferencia de la que nos transmiten los canales privados. Mientras que este noticiero de televisión cada semana nos devela un nuevo escándalo de corrupción en el que están involucrados diferentes sectores que manejan el poder público y privado, los demás noticieros se remiten a la fórmula mil veces repetida: violencia, goles y noticias del espectáculo. Reiterada hasta el cansancio, han logrado adormecer a los espectadores que piensan como estos noticieros y especialmente sus propietarios quieren.

El periodismo de investigación tiene como característica que se realiza a través del trabajo de uno o varios periodistas sobre asuntos de gran importancia que algunas personas u organizaciones desean mantener en secreto. Este trabajo requiere mucha reportería, es prolongado en el tiempo y además debe aportar algo novedoso que no conozca suficientemente la opinión.

Este tipo de periodismo tiene la capacidad de sacudir a la sociedad y generar cambios como ocurrió en el caso Watergate en Estados Unidos en 1972 que llevó a la salida de la presidencia de Richard Nixon. En Colombia fue famosa la Unidad Investigativa de El Tiempo creada por Daniel Samper Pizano y Alberto Donadio en 1978.

Por esa época ambos llegaron a la conclusión de que había muchas ollas podridas que convenía destapar, y de que esto era posible mediante la alianza entre periodistas e investigadores. Desde esas épocas lejanas, las circunstancias del país obligaron a Samper Pizano a huir y exiliarse en España, porque la podredumbre no quiere ser destapada.

El periodismo investigativo ha sido y será necesario en cualquier sociedad. Se requiere que haya voluntad de sacar a la luz pública lo que algunos sectores poderosos quieren ocultar. Conviene que la opinión pública apoye este tipo de trabajo que con tanto esfuerzo y riesgo llevan a cabo algunos periodistas. Es necesario no solamente que investiguen sino también que la justicia actúe diligentemente.

El escándalo del momento son las chuzadas sin cuartel que enlodan al anterior comandante del Ejército. Algo sumamente grave que debería producir repeluzno de susto a la opinión pública por lo que cualquier ciudadano en este país podría estar interceptado ilegalmente. Veremos en qué termina este nuevo insuceso. Estamos expectantes a la actuación de la justicia y la acción del Gobierno nacional.

Publicada por: HUGO RINCÓN GONZÁLEZ
Tomado de: http://m.elnuevodia.com.co/
14 de enero de 2020