El Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una paz Estable y Duradera firmado por el Gobierno Nacional y las FARC-EP el 24 de noviembre de 2016 y refrendado por el Congreso de la República el 30 de noviembre de 2016, proyectó la creación del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, en cumplimiento del compromiso del Gobierno Nacional y las FARC-EP de poner a las víctimas en el centro del Acuerdo y en respuesta a sus testimonios, propuestas y expectativas. Este Sistema está compuesto por mecanismos judiciales y extrajudiciales; la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición (la Comisión/Comisión de la Verdad en adelante), la Unidad para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Jurisdicción Especial para la Paz.

La Comisión de la Verdad es un órgano temporal y de carácter extrajudicial, que busca conocer la verdad de lo ocurrido, contribuir al esclarecimiento de las violaciones e infracciones y ofrecer una explicación amplia a toda la sociedad sobre la complejidad del conflicto armado interno; busca además promover el reconocimiento de las víctimas y de las responsabilidades de quienes participaron directa e indirectamente en el conflicto armado interno; y, promover la convivencia en los territorios para garantizar la no repetición (Acuerdo Final).

El Decreto Ley 588 del 5 de abril de 2017 estableció los criterios para la organización de la Comisión de la Verdad. El contenido de la norma y lo que regula, posibilitan y aseguran el funcionamiento de la Comisión en Colombia, siguiendo estrictamente lo establecido en el Acuerdo Final. La Comisión cuenta con dos líneas principales para lograr sus objetivos, por un lado, está el proceso de Esclarecimiento de la Verdad y por el otro, el proceso de Diálogo Social.

La Comisión concibe el Diálogo Social como un proceso sistémico/integral y dinámico de interacción, a distintas escalas (territorial y nacional), a través del cual la sociedad colombiana:

  • Reconoce el sufrimiento y la dignidad de las víctimas, las afectaciones y violaciones a sus derechos, así como su capacidad para aportar a la recomposición del tejido social; y reconoce a los responsables individuales y colectivos que de forma voluntaria asumen su responsabilidad.
  • Establece en la sociedad una conversación sobre los factores de persistencia del conflicto armado interno, con un horizonte que apunta hacia la convivencia y la no repetición.
  • Avanza en la construcción de ambientes transformadores que permitan la resolución pacífica de los conflictos y la construcción de la más amplia cultura de respeto y tolerancia en democracia.
  • Contribuye a que no continúe ni se repita el conflicto armado interno, a través de recomendaciones y de la construcción de compromisos para su puesta en marcha.

Por tanto, con este proceso la Comisión busca que:

i)  Las víctimas y sus organizaciones, los actores del conflicto, diversos sectores sociales, económicos, políticos,

culturales e institucionales del país participen, sean escuchados, se sientan incluidos en su aporte al esclarecimiento de la verdad y en las obligaciones de ética pública que se deriven; especialmente aquellos grupos de población y comunidades históricamente excluidos.

ii)  Se genere un ambiente favorable para la recepción, respaldo y apropiación, por parte de distintos sectores de la sociedad colombiana: i) del Informe, es decir, de los resultados frente al esclarecimiento de lo sucedido en el marco del conflicto armado; ii) de las recomendaciones y compromisos de instituciones y responsables para avanzar hacia la no continuación y la no repetición del conflicto armado interno; iii) y de una narrativa para superar la normalización de la violencia armada, los mecanismos del horror y la indiferencia generalizada. Lo anterior, entendido como el legado de la Comisión.

El Diálogo Social que adelanta la Comisión se centra en la interacción entre los sujetos que han tenido relación con el conflicto armado (víctimas, actores responsables, sectores de la sociedad y la institucionalidad) para que, en un marco de respeto, sea posible comprender la complejidad del conflicto, dimensionar los impactos y movilizar a la sociedad hacia la no repetición. Se trata de un proceso con expresiones territoriales que asientan su identidad en la necesidad de transiciones diferenciadas hacia la paz, cuyo centro es la población y por ello hace especial énfasis en los enfoques diferenciales (étnico, género, curso de vida y discapacidad e inter-seccional), así como en brindar las condiciones psicosociales y de seguridad para quienes participen.

El Diálogo Social es un proceso que también requiere transmitir sentidos, comunicar asuntos esenciales y dar cuenta de las dinámicas artísticas y culturales que pueden ayudar a sentar las bases para una transformación cultural profunda de la sociedad. En este sentido, la pedagogía, la comunicación, la cultura y el arte son esenciales en los procesos de diálogo.

Una de las metodologías para implementar el Diálogo Social, son Los Espacios para una escucha plural (en adelante Espacios de Escucha), los cuales, son iniciativas del orden nacional y territorial que buscan favorecer el encuentro entre la Comisión y diversos actores y sectores de la sociedad que tienen la posibilidad de contribuir significativamente al esclarecimiento de la verdad en relación con alguno de los trece (13) temas del mandato de la Comisión, conforme al artículo 11 del Decreto 588 de 2017. En estos espacios, la Comisión recibe las reflexiones, relatos y verdades de los convocados sobre lo ocurrido en el marco del conflicto armado, respetando las formas y versiones bajo las cuales cada actor/sector decide presentar sus aportes a la verdad y respecto a los cuales, la Comisión profundiza mediante preguntas que amplían el campo de comprensión relativo a los temas del mandato y facilitan la posterior tarea de contrastación.

Estos Espacios constituyen una de las metodologías para el diálogo social a través de la cual la Comisión busca amplificar sus ejercicios de escucha hacia actores y sectores que, en razón de su ubicación dentro del relato del conflicto armado en Colombia, de sus trayectorias y de su relación con diferentes procesos institucionales, territorios o comunidades en el país, pueden contribuir a la construcción de un relato social, plural y diverso sobre el conflicto armado que pueda ser reconocido por la sociedad colombiana en su conjunto.

Estos ejercicios de escucha se traducen también en una oportunidad para activar una conversación y facilitar aportes sustanciales al trabajo de la Comisión por parte de diversos actores/sectores que están interesados en participar, de aquellos que no han participado activamente en las iniciativas adelantadas por la Comisión para el cumplimiento de sus objetivos misionales o de aquellos que lo han hecho de manera marginal. La Comisión busca, a través de estos Espacios y de otras metodologías para el diálogo social dispuestas, lograr un proceso de participación amplio, pluralista y equilibrado en el que víctimas, actores del conflicto y diversos sectores sociales, económicos, políticos, culturales e institucionales del país participen, sean escuchados y se sientan incluidos en los procesos misionales de la Comisión en los ámbitos nacional y territorial y, por esa vía, del proceso de construcción y entrega del Informe, de sus recomendaciones y de una narrativa orientada superar la normalización de la violencia armada, los mecanismos del horror y la indiferencia generalizada.

Con el objetivo de permitir la libre expresión de la experiencia, de las emociones y visiones de quienes participen acerca de lo sucedido en el marco del conflicto armado, estos espacios están pensados para incluir una multiplicidad de actores/sectores entre quienes se encuentran empresarios/as, partidos políticos, hombres y mujeres ex combatientes (de todos los grupos), la Fuerza Pública, personas con discapacidad, personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero (LGBT), NNAJ, pueblos étnicos, entre otros. Las preguntas que hará la Comisión durante estos espacios buscan profundizar sobre los aportes a la verdad realizados por los participantes atendiendo a los enfoques diferenciales y, dependiendo de cada caso, incluyendo asuntos relativos a afectaciones sobre niños y niñas, afectaciones sobre pueblos étnicos, violencias basadas en género, incluidas las violencias sexuales y violencias por prejuicio, mujeres y personas gais, lesbianas, bisexuales, transgénero- LGBTI, y pueblos étnicos. De igual forma, profundizará también sobre los procesos de fortalecimiento del tejido social en las comunidades y las experiencias de resiliencia individual o colectiva, y los procesos de transformación positiva de las organizaciones e instituciones a lo largo del conflicto.

Que la FUNDACIÓN REDPRODEPAZ, en adelante LA FUNDACIÓN suscribió el Contrato de Subvención No. ICSP/2019/410-491 con la Comisión Europea para la ejecución del proyecto “Apoyo al cumplimiento y desarrollo nacional y territorial del mandato de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición”, el cual prevé para su ejecución, realizar espacios de diálogo social regional y/o local priorizados en torno a los cuatro objetivos de la Comisión,, evidenciándose así la necesidad de contratar a una persona jurídica para que en el marco de las condiciones actuales que impone la pandemia, permita la preproducción, producción y posproducción de los Espacios de Escucha planeados y con ello el cumplimiento de los objetivos previstos por la Comisión de la Verdad

(ver convocatoria)

 


FECHA DE APERTURA: 03 de Julio de 2020

FECHA DE CIERRE: 10 de julio de 2020 a las 2.00 pm


 

TIPO DE VINCULACIÓN: Contrato de prestación de servicios

PLAZO DE EJECUCIÓN DEL CONTRATO: El plazo de ejecución del presente contrato es de 7 (SIETE) meses a partir del perfeccionamiento del contrato.

OBJETO:

Prestar los servicios profesionales con plena autonomía técnica, administrativa y operacional para realizar

el diseño, divulgación, producción, convocatoria, transmisión, desarrollo y difusión de las estrategias de comunicación externas e internas de los Espacios de Escucha de la Dirección para el Dialogo Social y la Dirección de Territorios, en el marco del proyecto “Apoyo al cumplimiento y desarrollo nacional y territorial del mandato de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición” de conformidad al Contrato de subvención No. ICSP/2019/410-491 y sus anexos, y la propuesta presentada por el contratista que formarán parte integral del contrato.